Acerca de

Como mujer deportista y como feminista, me veo en la necesidad de relacionar deporte y feminismo. Porque el deporte, el movimiento, el control del cuerpo, conocer nuestros límites y la consciencia corporal son parte de la lucha que las mujeres debemos dar por nivelar hacia arriba la situación desigual que vivimos.

Desde muy chica practiqué deportes, corrí, salte, trepé árboles y jugué a todo tipo de juegos en movimiento; cosa que eternamente agradeceré a mi mamá quién siempre me motivó para hacer actividad física, y a pesar de que le hubiese gustado que practique patín artístico o gimnasia rítmica, nunca me obligó a hacerlo, y simplemente me dejó seguir trepando árboles y jugando basket. Ahora felizmente y con mucho orgullo soy jugadora de hockey en línea, un deporte de contacto al que suelen llamar “deporte de hombre”, “muy violento” y “poco estético” para una mujer; estoy orgullosa del deporte que practico, me encanta que mi equipamiento no marque mis curvas, así lo que resalta es mi habilidad física y mental en el juego y no mi cuerpo, me encanta golpearme contra las barandas, jugar fuerte y llenarme de moretones, me encanta la adrenalina. La adrenalina, que siempre fue para los hombres, es momento que también sea para mujeres.

A ésta altura de la historia, nadie niega que el deporte saludable y necesario, el cuerpo humano está genéticamente preparado para moverse, y lo necesita; además es también sabido que la actividad física genera bienestar y placer al liberar endorfinas, genera conocimiento y consciencia corporal, genera salir de casa, divertirse, conocer gente y formar nuevos lazos. Pero a pesar de todo esto, por alguna razón la mayoría de las mujeres -o eso nos muestran-, practican deporte para “estar lindas” o para “prepararse para el verano” más que por los beneficios anteriormente mencionados, parece ser que mujer y deporte es sinónimo de tratamiento estético. Los medios de comunicación hegemónicos no paran de recordarnos esto, las revistas de fitness, salud y deporte siempre muestran a chicas sexys con ropa ajustada haciendo actividad física para levantar la cola, estar en forma y marcar las curvas. Por su parte, las secciones deportivas de diarios y programas de televisión invisibilizan a la mujer deportista, la cuál aparece casi anecdóticamente en sus programas y notas; y nunca les falta ocasión para resaltar algún “atributo” estético-corporal de dichas deportistas.
La lista de cómplices y reproductores de ésta cultura es larga, pasando desde las marcas de ropa deportiva que nos dicen que la mujer debe usar calzas y remeras ajustadas hasta los medios de comunicación que nos imponen la idea de hacer deporte para estar lindas y mostrar nuestros cuerpos. Además, no debemos dejar de remarcar el importante rol que juegan las madres y los padres en la socialización primaria de sus hijas, donde por lo general se les dice “ese deporte es de nenes, porque mejor no haces éste”, o peor aún, ni siquiera se las incentiva para hacer actividad física, reproduciendo el “la nena juega a las muñecas, mientras el nene juega a la pelota”. Raramente lxs adultxs les regalan a las niñas pelotas o elementos deportivos (como mucho una soga o un elástico), mientras que a los niños casi desde el nacimiento se les regala una pelota y papá se toma la molestia de enseñarle a jugar desde chiquito. Por alguna razón… todavía no hemos tomado consciencia de ésto y el feminismo no tomó ésto como una pata de lucha. No debemos restarle importancia, es un tema que debe ser visibilizado, esa socialización primara alejada de la actividad física y sumada a la posterior exposición mediática a la idea del deporte para estar lindas, y no a la idea del deporte por placer y diversión; son las que generan en gran medida que muchísimas mujeres no quieran saber nada con el deporte.

Este blog tiene la intención dlogo-1e mostrar a todas aquellas mujeres deportistas que aman el deporte que hacen, indagar en por qué entrenan, por qué deciden moverse; y además saber si sienten el machismo en la actividad física, y si creen que ciertas reproducciones culturales en cuánto a la relación deporte-mujer deben cambiar.

Nuestra lucha es romper con los discursos de verdad utilizados por la cultura dominante, crear y resignificar el rol del deporte en la vida de las mujeres y generar e incentivar el apropiamiento del espacio deportivo desde una mirada feminista.

¡Te recontra invitamos a participar!

Anuncios